martes, 20 de abril de 2010

"Furia de Titanes" (Clash of the Titans, 2010) de Louis Leterrier

Perseo, hijo ilegítimo del dios Zeus, jura venganza contra los dioses del Olimpo tras ver como su familia adoptiva es asesinada por Hades, dios de la muerte y hermano de su padre. Por ese acto de maldad, Perseo rechaza su condición de semidios y comienza su periplo por tierras desconocidas en busca de aliados y armas que le ayuden en su misión de destruir a los dioses.

Hace unos cuantos meses comentaba aquí mismo mis impresiones sobre la primera versión de "Furia de Titanes", película de 1981 que pasó sin demasiada gloria por cines en su momento y bastante vetusta aún para su época en casi todos los aspectos, especialmente en sus rubros técnicos.

Como era esperable dada la fiebre hollywoodense de tomar productos de su propia factura de hace 20 o 30 años y adaptarlos a los tiempos actuales con la excusa de mejorarlos -cosa muy poco frecuente-, "Furia de Titanes" no fue la excepción a la regla y luego de una larguísima campaña publicitaria promocionandola como si de una nueva "300" se tratase, llega a los cines esta nueva versión en formatos 2D y 3D a gusto del consumidor.

Yo la vi en su versión 2D, y por lo que he escuchado y leído en estos días no me parece que haya demasiada diferencia con su versión tridimensional, algo de lo que se han quejado no pocos espectadores. De todas formas, poco afecta este detalle a la calidad de la historia que nos narra que es prácticamente la misma que la de la versión de 1981 -el mito algo distorsionado del semidios Perseo- con mínimas alteraciones, casi todas ellas centradas en la aparición de un personaje inexistente en la original; el dios Hades, interpretado por Ralph Fiennes, que aquí oficia de villano y principal contrincante del protagonista.
Los motivos del Perseo interpretado por Sam Worthington para emprender su aventura son también un poco diferentes a los del mismo personaje en la versión original, pero fuera de ello no hay mas diferencias. El resto es un compendio de todo lo bueno y lo malo que el film de los años 80 ofrecía. Eso sí, mejorado desde lo visual por obvias cuestiones de evolución tecnológica pero que poco ayudan a mejorar el ritmo de la aventura que se ve lastrada por demasiados diálogos, algunos personajes intrascendentes y por algunas humoradas muy breves y poco efectivas que son más bien guiños a la versión del año 81 -la más obvia, el búho mecánico encontrado por Perseo entre unos trastos viejos, personaje que en la película original tenía una función más bien cómica-.

Lo mejor del film como historia sigue siendo lo mismo que lo de la versión ochentera; algunas secuencias de acción sueltas, como la batalla con los escorpiones gigantes, el final con el monstruoso Kraken destruyendo la ciudad de Argos, pero especialmente la secuencia en la guarida de Medusa, de un suspenso notablemente sostenido y solo perjudicado por el diseño de la monstruosa criatura que canta a la legua ser un producto de la animación digital, poco convincente si se le ve de demasiado cerca, cosa que, irónicamente, la hace mucho menos efectiva que el muñeco de stop-motion que Ray Harryhausen creó para la primera versión que resultaba mucho mas siniestro y amenazador.

En el apartado de las actuaciones, son en general parejas y ninguna opaca a ninguna. SamWorthington, un actor de meteórica y ascendente carrera tras sus protagónicos en "Terminator: Salvación" y "Avatar", está bien como héroe y aunque seguramente había mejores actores para el papel, igual convence aunque con el mínimo aceptable. Liam Neeson le da toda su enorme postura actoral y física a un Zeus que encajado en una armadura plateada se parece más a un Caballero del Zodíaco que a un dios griego. Ralph Fiennes, que tras encarnar al Lord Voldemort de la saga Harry Potter se ve que se está acostumbrando bastante a esto de hacer de villano. La precisosa Gemma Arterton, otra actriz de carrera ascendente, aporta su belleza y sensualidad aunque por momentos uno sienta que sale sobrando en determinadas situaciones. La dirección de Louis Leterrier es infinitamente mejor que la de Desmond Davis en el film original, a pesar de que no se esmeró demasiado en intentar pulir un poco más el guión que le ofrecieron dirigir.
Esta nueva versión de "Furia de Titanes" no pasa de ser una mejora de un producto que era fácilmente mejorable, pero que deja la sensación al terminar de que podría haber sido mucho mejor si se hubieran resumido -o directamente eliminado- párrafos enteros del guión que hacen que la historia se vuelva demasiado aburrida de a ratos.
No se puede decir que sea un mal entretenimiento, pero todo lo que prometía de notable su trailer promocional se queda solo en la promesa dejando a la película en un producto a duras penas meritorio pero totalmente olvidable y pasatista.

Puntaje: 5/10

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Si te gustó, discrepás o querés decir algo sobre este comentario, hacelo aca.