miércoles, 8 de julio de 2009

"Superstición" (Superstition, 1982) de James W. Robertson

"Superstición" forma parte de ese montón de productos terroríficos ochenteros que, por cuestiones meramente comerciales y que poco tienen que ver con su calidad intrínseca, pasan injustamente inadvertidas para la mayoría del público. Y reafirmo lo de injustamente, porque aún aceptando desde el vamos que no se trata de la octava maravilla del género, está varios enteros por encima de productos similares de su misma época.
A comienzos de la década del 80, el cine de terror norteamericano estaba monopolizado por los asesinos seriales enmascarados y por todo tipo de slashers que intentaban copiar la fórmula y mecanismos de otros productos similares exitosos. Así surgieron por doquier clones de "Martes 13", "Halloween" o "Noche de graduación" que además y para peor, iban agotando la idea original en una cadena concatenada de secuelas y más secuelas cada una peor que la anterior.
"Superstición" intentó cambiar un poco el concepto remanido del slasher tradicional sustituyendo al típico asesino de cuchillo o machete en mano por uno de ribetes exclusivamente sobrenaturales.

Básicamente, toda la trama se centra en una vieja y abandonada casa junto a un oscuro lago en la que nadie ha podido permanecer mucho tiempo con vida. Ninguna de las muertes que se han producido en esa casa han tenido explicación, pero hay quienes se las adjudican a una vieja leyenda local; el espíritu satánico de una bruja ahogada 300 años atrás que juró venganza contra todo aquel que se atreva a vivir en esos pagos. Pronto la casa tiene nuevos moradores que comprobarán que la leyenda no es solo un mito pagano.
Ciertamente la historia en sí misma no tiene demasiados elementos originales, pero como dije antes, es un producto bastante más efectivo que muchas producciones terroríficas de la época con mayor presupuesto. La atmósfera de miedo está bien cuidada y junto con la muy efectiva banda sonora de David Gibney son lo mejor de todo el paquete. Las secuencias de sustos, aunque cantadas en su mayoría, funcionan perfectamente bien. Las actuaciones no son nada del otro jueves pero cumplen. 
Tampoco hay grandes nombres en su reparto cosa que por lo general ayuda bastante a hacer más creíble el argumento de este tipo de realizaciones. Quizás la cara más conocida sea la del protagonista, James Houghton, un actor muy popular en la televisión norteamericana de la época y un habitual en muchísimas series televisivas del momento pero cuya carrera nunca llegó a despegar realmente.


El desconocido director James W. Robertson, un técnico especialista en fotografía, no tuvo una carrera destacada como director -solo dirigió un par de títulos menores para televisión- pero su labor aquí fue por demás efectiva y no hay mucho para criticarle en ese aspecto. 

Donde sí encontramos nombres conocidos es en el apartado de la producción ejecutiva; Andrew Vajna y Mario Kassar, dos especialistas que se harían muy populares poco tiempo después al producir éxitos taquilleros como la saga completa de "Terminator" y las tres primeras entregas de "Rambo" entre una cantidad más de producciones populares de los años 80 y 90.
Curiosamente y contra las convenciones del género de su época, no tuvo una secuela a pesar de que su final, inesperado pero totalmente abierto, perfectamente predisponía al espectador a ver una continuación. Jamás se realizó, y ese es otro aspecto que la convierte en algo poco común para su momento.

"Superstición" es un título casi de culto por demás atendible, que colmará las expectativas de cualquier aficionado al cine de terror ochentero o de cualquier otra época. 
Divierte y asusta más allá de sus limitaciones y eso es bastante más de lo que se puede decir de la mayoría de productos de género actuales y de entonces.


Puntaje: 6/10

10 comentarios:

  1. Ya me la anoto para verla. Es interesante a priori.

    Saludos

    ResponderEliminar
  2. Este mensaje no lo publiques, simplemente te escribo porque se te fue la olla y pusiste Martes 13 en vez de Viernes 13.

    Un saludo, y la peli tiene pintaza!

    ResponderEliminar
  3. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar
  4. Gracias por participar Anonimo, seas quien seas. Te explico; en America Latina el titulo que recibió la saga ochentera de Jason Voorhees es "Martes 13", ya que en la cultura popular del continente ese es el dia de la mala suerte y no el viernes como en el hemisferio norte.

    No te preocupes, se bien que hay mucha gente en Europa y otros lados que no lo sabe.

    Saludos y gracias.

    ResponderEliminar
  5. Digno envoltorio técnico, endeble historia de fondo
    Es un filme que consigue hacer pasar algunos ratos de tensión, pero no por la calidad de la historia en sí la cual es bastante torpe y sin sobresaltos. Sino que el atractivo reside en la violencia y la ocurrencia de las muertes que se exhiben. Las mismas son truculentas y bien impactantes, ideales para llamar la atención del espectador, y constituyen el mérito más destacado de esta obra de escasos recursos económicos.

    El elemento sobrenatural que hay de fondo y que da vida al conflicto (la leyenda de una bruja que vuelve a tomar venganza luego de 300 años, la casa encantada, y todo el folclore de los habitantes que van descubriendo la supersticiosa leyenda del pasado) es apenas una excusa para mostrar una retahíla de asesinatos alevosos, ya que se nota a años luz de que la estructura narrativa y la complejidad de la misma son bastante limitadas.

    Por ello puede que aburra en algunos pasajes, sobre todo cuando no aparecen en escena los momentos sangrientos, y es por ello que esta cinta de corte independiente no puede destacarse más.

    Pero como dije anteriormente, también tiene méritos y me sorprende que sea tan poco conocida, dentro inclusive del género del terror. Y me llama la atención porque el filme al menos tiene una buena factura técnica, unos dignos efectos especiales de acuerdo a su exiguo presupuesto, una soberbia banda sonora que aclimata a la perfección los pasajes de angustia que genera el relato, y está bien ambientada desde los escenarios propios de una casona y sus recovecos enigmáticos.

    Pero claro, la historia no está a la altura de las circunstancias y ya por ello todo el paquete de virtudes anteriores no se luce como debería, y es una pena.

    Palabras claves: brujería, fantasmas, casa encantada, venganza, leyenda.

    4/10

    ResponderEliminar
  6. En realidad yo les puedo decir,que es una de las peliculas de terror mas fuerte que he visto en mi vida,logra su objetivo,paralizar a la gente que la ve de tal manera que para que salgas del shock tenga que pasar un buen tiempo,para mi esta pelicula esta muy bien hecha y porsupuesto teniendo en cuenta el año en que se realizo,cuando la vi era pequeña y la vi a escondidas de mis padres,y les digo que posteriormente cuando la volvi a ver,causo el mismo efecto en mi a cuando la vi en los 80,es increible la historia,y en serio que la he buscado y no la encuentro,bueno muchas gracias por permitir mi comentario,bye.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. r6ppe@yahoo.com
      Por favor ccontactame

      Eliminar
  7. cuando vi esa película tenía aproximadamente 14 años, hoy tengo 41 y me sigue estremeciendo de la misma manera

    ResponderEliminar
  8. yo tambien la vi en el cine cuando se estreno y la he querido ver por que es de las que mas me ha impresionado , sobretodo el final me dejo perturbado

    saludos

    ResponderEliminar
  9. por fa quiero ver la película superstición diabólica de 1982 me han hablado tanto de ella pero solo encuentro trailers

    ResponderEliminar

Si te gustó, discrepás o querés decir algo sobre este comentario, hacelo aca.